Categoría : Compras

Tarjetas de memoria y lectores de tarjetas: cómo elegir correctamente

Una de las preguntas que más frecuentemente recibo durante nuestros cursos es la de cómo gestionar los archivos que salen de nuestra cámara digital. Casi todos nosotros hemos experimentado alguna vez tarjetas de memoria corruptas, pérdidas de imágenes, etc.

La elección de la tarjeta de memoria adecuada y al mismo tiempo la correcta gestión de la misma pueden suponer una gran diferencia. Sin embargo, existe la errónea creencia de que una tarjeta muy rápida es imprescindible para realizar fotografía digital. En concreto hay que comprender cómo funciona la memoria de una cámara digital:

Flujo de datos en una cámara digital
Flujo de datos en una cámara digital

Como puede observarse en la figura, la mayoría de las cámaras llevan un chip de memoria interno por el que pasan nuestras fotos antes de grabarse en la tarjeta de memoria. Ese chip (el buffer) permite que podamos disparar en ráfaga sin tener la limitación de velocidad de la tarjeta de memoria (el buffer es muchísimo más rápido que la tarjeta). De hecho, nuestra cámara podría (en principio) hacer un número limitado de fotos y guardarlas en dicho chip sin utilizar para nada la tarjeta de memoria externa. Sin embargo, esa memoria es volátil y perderíamos la información al apagar la cámara. Por ello, las cámaras intentan volcar cuanto antes todas las fotos a las tarjetas externas.

A mayor número de megapíxels, mayor debe ser el tamaño del buffer. Pero su tamaño es siempre limitado, y todas las cámaras reflex llegan a un punto en que los disparos en ráfaga se ralentizan.

Ese momento se da cuando el buffer está lleno y es necesario ir vaciando a la tarjeta conforme entre la información. En ese momento (y sólo en ese momento), la cámara comienza a funcionar a la velocidad de la tarjeta, una velocidad que como hemos dicho es mucho más lenta.

Muchos de vosotros habréis notado que la luz que indica que la cámara está escribiendo en la tarjeta de memoria (esa que sirve para saber que NO se puede apagar la cámara hasta que termine) sigue encendida a veces un buen rato tras terminar de hacer fotos. Lo que sucede es que el buffer está vaciándose y grabando las fotos que hemos hecho en la tarjeta.

Las prestaciones del buffer se ven seriamente afectada si (como debiéramos) estamos haciendo las fotos en RAW por lo que es de esperar que nuestra cámara no dispare tan rápidamente (o pueda hacer tantas fotografías seguidas) como cuando lo hacemos en jpg. Personalmente, cuando necesito gran velocidad de disparo, cambio a jpg hasta que termino para luego devolver la cámara a jpg+raw.

Pero en definitiva, salvo que seamos fotógrafos con necesidades de disparo de ráfaga elevadas, seguramente con el buffer de la cámara nos sirva, y por tanto cualquier tarjeta cumpla con creces. Si, como es mi caso, tenemos una cámara con muchos megapíxeles (la D800) ni siquiera la más veloz de las tarjetas podrá hacer frente al aluvión de datos que se le viene encima. Y en cualquier caso, seguramente tenga mucha más influencia el cuerpo (la cámara) que la tarjeta en toda esta historia. Consecuencia: no merece la pena comprar las tarjetas super-rápidas (y también super-caras).

Otra cosa distinta es el video. Las nuevas cámaras son capaces de grabar video de manera muy profesional a 1080p. En este caso no hay buffer que valga y la velocidad de la tarjeta es crítica para poder soportar el flujo constante de datos que supone la grabación de video. Sin embargo, existen tarjetas muy económicas cuya velocidad permite perfectamente grabar video y eso debería ser más que suficiente.

En concreto yo recomiendo siempre dos marcas (con independencia de que haya más marcas que den buenos resultados):

  1. Trascend: Calidad/precio es de lo mejor que podemos encontrar. Dan pocos o ningún problema si las tratamos correctamente y son baratas: Transcend – Tarjeta de memoria SDHC 32 GB
  2. Sandisk: No en vano son los inventores del formato y de alguna manera la marca “premium”. Obviamente esto se paga: Sandisk Ultra SDHC Class 10 – Tarjeta de 32 GB.
La tarjeta Trascend de 32Gb y Clase 10. Una excelente alternativa por su relación calidad/precio
La tarjeta Trascend de 32Gb y Clase 10. Una excelente alternativa por su relación calidad/precio

Los más observadores ya se habrán dado cuenta que ambas tarjetas enlazadas son de Clase 10 (ese pequeño circulo con un número que hay junto al logo de SD). Con independencia de cuantos “ultra”, “professional”, “mega-super-fast” tengan las tarjetas que veamos, ese pequeño número nos garantiza una velocidad de transferencia mínima, que en este caso significa que soporta video HD (1080p). Es decir, lo que nosotros queríamos.

Las mismas recomendaciones pueden hacerse para una tarjeta CF (el otro tipo más utilizado en cámaras digitales). Estas tarjetas son de mayor tamaño,robustez y posiblemente rapidez y siempre parecen aportar un plus de seguridad (en la práctica yo no he tenido problemas con ninguna de las dos tecnologías). A cambio, son algo más caras:

En alguna ocasión me han preguntado qué es mejor en una cámara: tarjeta CF o SD. Personalmente prefiero la CF por las razones expuestas anteriormente (al fin y al cabo aunque son más caras, en el precio global de una cámara es una diferencia mínima). Sin embargo nunca eligiría una cámara por el tipo de tarjeta que lleva.

Otra cosa muy distinta son aquellas cámaras que permiten llevar dos tarjetas simultáneamente, lo que nos permitirá tener copias de seguridad de las fotos que hagamos directamente sobre la marcha. Sin embargo esta opción tan sólo está disponible en modelos de gama alta, por lo que no merece la pena obsesionarse con ella.

Una vez tenemos nuestra tarjeta hay que seguir 3 reglas para intentar minimizar las posibilidades de perder fotos:

1. Formatear la tarjeta cada vez que la vaciemos en el ordenador

La mayoría de las pérdidas de información suceden cuando hay archivos que se corrompen o tablas de partición que fallan. Si borramos los archivos desde el navegador del ordenador y no la formateamos nunca, estamos pidiendo a gritos que falle en algún momento.

2. Formatear siempre la tarjeta desde la cámara en la que vayamos a usarla

Podríamos juntar esta regla con la primera, pero es tan importante que merece un lugar para sí misma. Pese a que pueda parecer lo mismo, es importante dejar que la cámara prepare la tarjeta para dejar las fotos sin problemas. Si cambiamos la tarjeta de cámara sin duda hay que vaciarla antes y formatearla nada más introducirla en la cámara. Si juntamos esta regla con la regla 1, cada vez que copiemos las fotos al ordenador de manera definitiva formatearemos la tarjeta desde la cámara.

3.Transferir las fotos con un lector de tarjetas externo BUENO
Personalmente no tengo nada contra utilizar la cámara para transferir las fotos al ordenador usando un cable USB. No creo que sea mucho más peligroso que usar un lector externo. Sin embargo, si se apaga accidentalmente la cámara podría dar problemas y la velocidad posiblemente sea menor que con un lector dedicado: Lector de tarjetas de memoria Lexar Professional (USB 3.0).

Además, algunas marcas como Nikon han empezado a solicitar que la transferencia se haga a través de un software propietario por lo que ya no actúan como un disco externo del sistema operativo. Personalmente no soporto este tipo de software, lo que unido a la comodidad, rapidez, seguridad y precio de un buen lector de tarjetas (como el que os recomiendo de Lexar) hace ya algo más de un año que empecé a utilizarlo para todas mis transferencias de archivos.

Para nada os recomiendo el uso de lectores sin marca, de estos que nos regalan como productos de merchandising. No sólo pueden corromper nuestros archivos sino que pueden dañar físicamente las tarjetas. Esto no quiere decir que no funcionen. Pero yo no les confiaría ninguna foto a la que le tuviera cierto aprecio.

Un buen lector externo de tarjetas de memoria puede resultar de gran ayuda
Un buen lector externo de tarjetas de memoria puede resultar de gran ayuda

¡Hacer copias de seguridad!

No tienen mucho que ver con las tarjetas, pero sí con la gestión de archivos. De nada sirve copiar las fotos a un único disco duro que puede morir, también, como las propias tarjetas. Por ello, mientras sólo tengamos una copia de los archivos no es buena idea borrar las tarjetas. Lo mejor es automatizar la copia de seguridad de nuestro ordenador para que una vez volcadas las fotos, podamos dormir tranquilos.

Seguramente las opciones de copias de seguridad merezcan una o varias entradas aparte, pero no puedo cerrar esta sin enfatizar lo importante que es que tengáis vuestras fotos al menos en dos discos duros distintos. De lo contrario de nada servirá todo lo dicho anteriormente en este blog en lo relativo a la fotografía. No seríais los primeros en tener que pagar una pequeña fortuna a alguna empresa de informática forense para que recupere archivos de todo tipo, incluidas las fotos.

Hace 10 años, con mi primera cámara digital, estuve a punto de perder unas fotos debido a un fallo del sistema tarjeta SD/cámara/lector barato. Desde entonces no he tenido ni un solo incidente (toco madera) después de decenas de miles de fotos. Estoy convencido que seguir los pasos y recomendaciones de esta entrada os puede ayudar a que tampoco vosotros tengáis problemas.

¡Feliz 2014! – Canon PowerShot S110 por 200 Eur

Queridos pixelandos: ¡Feliz 2014!

Este año se presenta lleno de oportunidades para mejorar nuestras dotes de fotógrafos y editores de imágenes digitales. Ya hay ediciones programadas de nuestros cursos para Febrero y Julio y, salvo error u omisión, habrá una tercera edición en septiembre.

Pero sé que habéis sido unos fotógrafos muy buenos y que esperais que sus majestades los Reyes Magos de Oriente os traigan maravillosos regalos (crisis mediante). Desde luego que oportunidades no les van a faltar. Si hace unos días os indicábamos que cámaras reflex y compactas potentes podíais comprar por poco dinero, parece ser que la Canon PowerShot 110 está a punto de ser retirada, lo que ha rebajado su precio en Amazon.es aún más si cabe.

La Canon S110 una compacta para fotógrafos serios por 200 Eur.
La Canon S110 una compacta para fotógrafos serios por 200 Eur.

Esta cámara valía en Enero del año pasado unos 440 Eur (su sucesora la Canon PowerShot S120 cuesta en estos momentos más de 400 Eur).

Ni que decir tiene que las funcionalidades adicionales del nuevo modelo no justifican para nada que paguemos el doble por ella. Ya sabéis que nuestra filosofía es la de comprar la cámara más barata que haga lo que queremos, y la S110 está muy, muy barata.

Por ello, si estás pensando en una cámara compacta que quepa en el bolsillo y que te permita un control total sobre tus fotos y el revelar los archivos en RAW (no me canso de poner como ejemplo mi reciente viaje a Machu Picchu con su antecesora la S90), esta es una oportunidad de las que se dan muy pocas veces al año:

Canon PowerShot S110 por 200 Eur

Libro recomendado: Direction and quality of light (Neil Van Niekerk)

Cuando comenzamos a incluir la fotografía digital como parte integral de nuestro curso de Photoshop el objetivo era claro: como regla general es mucho más difícil corregir los problemas en el ordenador usando Photoshop, que realizar correctamente la fotografía en origen. En otras palabras, no tiene demasiado sentido aprender mucho Photoshop para mejorar nuestras imágenes si nuestros conocimientos y técnica fotográficos no nos permiten capturar correctamente las mismas.

Sin embargo, en la era de la fotografía digital los menús de las cámaras han hecho mucho daño. Los fotógrafos amateur a menudo confunden conocer al detalle el funcionamiento de su cámara y todas sus posibilidades técnicas con ser buenos fotógrafos. Si además, como sucede en mi caso, son ingenieros o tienen un perfil técnico, es mucho más sencillo discutir sobre rango dinámico e ISO que aprender a iluminar correctamente.

Por eso, libros como Direction and Quality of Light son un gran descubrimiento en mi cosntante búsqueda por comprender como obtener mejores imágenes con mi cámara. Recientemente publicado (en Marzo de 2013) tuve la suerte de aceptar una de las sugerencias de Amazon para comprar un libro (intento leer tanto de fotografía como puedo). En este caso (no siempre es así) la compra resultó valer su peso en oro (especialmente porque se trata de un libro muy económico, eso sí, en inglés).

Direction and Quality of Light. Un gran libro para comprender la luz en fotografía.
Direction and Quality of Light. Un gran libro para comprender la luz en fotografía.

 

El gran mérito de Neil Van Niekerk (el para mí desconocido autor hasta la fecha) es hacer fácil lo difícil. Hablar de la luz sin hablar del equipo. He leído demasiados libros en los que parece que para iluminar correctamente es necesaria una inversión nada despreciable en material fotográfico. A lo largo de los años he acabado con varios flashes inalámbricos, difusores varios para los mismos, reflectores, paraguas, pies, etc., que siendo totalmente honestos (ahora que no nos lee nadie) han hecho muy poco por ayudarme en mi fotografía. ¡Ojo! no digo que no se deban utilizar o que permitan fotos maravillosas. Simplemente que si uno tiene poco tiempo, resulta difícil interiorizar todos esos mecanismos y aplicarlos rutinariamente.

Hace poco contaba en mi post sobre Machu Picchu que soy un fotógrafo ocasional. Así es y así me considero (y sé que muchos lectores de Pixelando también lo son). Me encantaría poder montar un estudio semi-permanente y tener las horas para poder aplicar todo lo aprendido en Strobist (la web en inglés, su traducción al español es mucho menos interesante aunque genial para aprender si uno no se maneja en el otro idioma). Sin embargo la realidad es que pese a lo maravilloso que es el trabajo de gente como Joe McNally (al que ya vimos en nuestra entrada sobre vibración mostrándonos Da Grip) y lo apasionante de la fotografía con flash fuera de cámara (por poner un ejemplo) lo cierto es que estas personas viven de un cierto tipo de fotografía y muchos de nosotros no podemos dedicar el tiempo necesario a nuestra afición para poder hacer muchas de las cosas que nos cuentan.

The Hot Shoe Diaries. Ejemplos de fotografía con flash fuera de cámara por Joe McNally.
The Hot Shoe Diaries. Ejemplos de fotografía con flash fuera de cámara por Joe McNally.

Por ello Direction and Quality of Light resulta aún más valioso para mí. Porque aunque el autor hace referencia a las distintas técnicas de iluminación y al equipo necesario para poder realizar cierto tipo de retratos (el libro se centra en gran medida en este tipo de fotografía) de lo que realmente nos habla es de la luz, su naturaleza y cómo entenderla para luego poder dominarla.

Y así, en un ejemplo maravilloso, Van Niekerk nos enseña como convertir una horrible luz del vestíbulo de un hotel (cenital, puntual, fuerte) y que crea la famosa sombra debajo de la nariz que siempre hay que evitar (esas horribles fotos al mediodía, cuando muchos creen que la luz es buena) en una fuente de luz creativa. ¿Qué hace el fotógrafo para ello? ¿ISO, reflectores, difusores, strobism, luces de estudio…? No, simplemente cambia la pose de la modelo:

Iluminar no es tan sólo cuestión de equipo. Direction and Quality of Light.
Iluminar no es tan sólo cuestión de equipo. Direction and Quality of Light.

Espero que la editorial no se ponga legalista por incluir este ejemplo gráfico sacado del libro. Creo que les puede ayudar a vender unos cuantos libros y es puramente editorial. Y por encima de todo, demuestra que el autor piensa en la luz y no en el equipo fotográfico que lleva encima.

El libro no es para nada filosófico y tiene capítulos sobre gran parte aquello que esperamos encontrar en iluminación: luz disponible, flash integrado y flash fuera de cámara (incluyendo geles,… ya hablaremos de esto). Pero leyendo el libro uno se lleva la conclusión de que puede aplicar gran parte de lo aprendido en el día a día para hacer mejores fotos.

Desde que leí este libro he descubierto que poco a poco voy cambiando mi manera de valorar la luz disponible para una fotografía. Eso es mucho decir y está mejorando mis fotos. Sin duda una gran referencia altamente recomendada por Pixelando.

¿Qué cámara compro estas Navidades? Ofertas de reflex y compactas serias por menos de 300 Eur.

Pixelando no es un blog para estar pendiente de ofertas en ventas de material fotográfico. Personalmente, creo que al final dichos anuncios tienen una vida demasiado corta o son demasiado específicos como para ser útiles a una gran mayoría de nuestros lectores.

Sin embargo, después de un black friday intenso (he de reconocer que conseguí un 50mm 1.4 G de Nikon a un precio más que atractivo) varios de mis conocidos me han preguntado acerca de qué cámara comprar para estas Navidades. Esta pregunta es recurrente en todos nuestros cursos por lo que he decidido publicar lo que considero dos maravillosas ofertas para comprar la primera cámara seria. Además, aunque mi idea es mantener Pixelando lo más libre de publicidad posible, lo cierto es que comprando estas gangas a través de los enlaces proporcionados, ayudaréis a que mi equipo fotográfico aumente y pueda seguir contándolo en Pixelando.

Estas son mis cámaras recomendadas para esta Navidad:

La Nikon D3100. Una reflex sencilla pero que debería bastar para hacer grandes fotos.
La Nikon D3100. Una reflex sencilla pero que debería bastar para hacer grandes fotos.

Nikon 3100 por 279 Eur (Amazon.de)

Desde que compré mi Nikon D40, he estado intentando encontrar alguna oferta parecida para los alumnos de nuestros cursos. Una reflex por 300 Eur que permitiera explorar todo lo que la fotografía digital tiene de buena. Esta oferta es la mejor que he visto en mucho tiempo. Una reflex nueva de Nikon (eso sí, el modelo anterior) por menos de 300 Eur puesta en casa en España (en realidad la oferta con el IVA alemán es de 279 Eur).

La cámara es ligera, pequeña, tiene 14 Mp, vídeo en HD y seguramente saque mejores fotos que mi D300 que en su día costaba 2000 Eur (sólo el cuerpo). Algunos pensarán que una vez puestos hay que comprar la D3200, la D5200 o incluso la D7200… A esas personas les recomendaría que leyeran nuestro mi post sobre cómo comprar una cámara digital y les recordaría (sobre todo a los más primerizos) que ahorren en el cuerpo y compren objetivos caros (y no al revés).

Para los que tengan ya una Nikon, el cuerpo suelto se vende por 270 Eur (puesto en España), pero casi mejor gastar 20 Eur en un segundo 18-55mm y se puede incluso ganar dinero en Ebay.

PD: Para los que nunca han comprado en Amazon.de hay que decir que sí, está todo en alemán, pero el Google Translate hace milagros. Yo he comprado allí equipo fotográfico carísimo y recuerdo que como es UE, no hay impuestos en aduanas, el servicio al cliente es magnífico y si hay algún problema, con el inglés podremos comunicarnos con ellos (por escrito). Dicho eso, nunca he tenido ningún problema y llevo varios objetivos y algún que otro cuerpo.

La Canon S110 una compacta para fotógrafos serios por 225 Eur.
La Canon S110 una compacta para fotógrafos serios por 225 Eur.

Canon PowerShot S90 por 225 Eur(Amazon.es)

En el mismo post que referenciaba antes (venga, lo enlazo una tercera vez para que no tengais que buscar) daba la Canon S110 como la mejor compacta disponible. Creo que después de ver los resultados que he conseguido con mi Canon S90 en Machu Picchu (la antecesora de la S90 por varios años) la recomendación es ahora casi una obligación.

La S110 tiene todo lo que una compacta seria debe tener: graba los ficheros en RAW, es completamente manual y tiene los modos de cualquier cámara seria (prioridad a la apertura, a la obturación y programa), tiene un objetivo luminoso, se puede controlar todo lo importante sin acceder al menú y se puede dejar en automático como cualquier compacta para que nos hagan las fotos terceros.

La calidad de las fotos es excepcional y vale lo mismo o menos que muchas compactas que hacen las cosas peor o al menos se centran en aspectos menos importantes. Es decir, la S110 está pensada para fotógrafos serios. Es cierto que hay una S120, pero dado que vale más de 100 Eur más, no la vamos ni a considerar.

En definitiva, dos grandes alternativas por menos de 300 Eur. Sin duda dos grandes regalos (soy un gran defensor de los regalos para uno mismo) para cualquiera que quiera iniciarse en el mundo de la fotografía digital seria.