Categoría : Retoque fotográfico

La prehistoria del Photoshop

El verano es ideal para historias intrascendentes y frescas. Y para mirar atrás (que se lo digan a las televisiones que abren el baul de los recuerdos sin miramientos en estas fechas).

No hace mucho, y con el mótivo del 25 aniversario de Photoshop, se resucitaba un video que John Knoll (uno de los padres del Photoshop) grababa con un Macintosh con la versión 1.0 del programa:

De la misma época e igualmente interesante es el documental de los fundadores del Photoshop discutiendo los inicios del mismo:

Hoy traigo a Pixelando un video que me he encontrado de un documental de 1984 (en la web de la ABC australiana), que muestra un software que Polaroid estaba desarrollando en esos días. Se trata sin duda de un antepasado del Photoshop. Es tan interesante o más que los anteriores ya que precede al Photoshop en al menos 6 años. Es digno de ver el “escáner de tambor”, el “monitor profesional” o incluso los ratones o prototipos de digitalizadores que usaban. Toda una joya que debe hacernos mirar atrás y pensar que no hace tanto, la magia del Photoshop no existía.

Fotos de exposición prolongada sin filtros

Hace años, cuando Internet estaba en pañales, era mucho más difícil aprender e imaginar nuevas técnicas. Hoy en día lo difícil es poder procesar toda la información. Hace poco me encontré con la web de Joshua Cripps, un fotógrafo que aparte de ser un cachondo mental (en su biografía cuenta que heredó su primera cámara de un antepasado, un clérigo franciscano del s.XIII) es un excelente fotógrafo de naturaleza.

Hoy traigo a los pixelandos un video acerca de cómo lograr una fotografía de exposición prolongada sin filtros. A menudo cuando en nuestros cursos explico cómo controlar el tiempo de exposición, advierto que a veces hay demasiada luz para conseguir la típica foto de una cascada con el agua formando un velo blanco. La solución clásica es utilizar un filtro de densidad neutra (un filtro gris que quita luz pero no modifica el color) para poder aumentar el tiempo de exposición.

Sin embargo, Joshua propone hacer un uso creativo de una función presente en algunas cámaras (en su caso una Nikon D810) para sacar una imagen “media” de una serie de fotografías.

Para los que que no se manejen en inglés, aquí está el tutorial en versión reducida:

  1. Usar trípode y disparador remoto
  2. Configurar la cámara (no todas tienen la opción)
    1. Canon -> Exposición múltiple -> Media
    2. Nikon -> Exposición múltiple -> Ganancia automática
  3. Tomar una serie de fotografías. La cámara las combinará en una única imagen, que saca la media de todas las tomadas.

Joshua explica que la media de 10 fotografías de 2 segundos es exactamente lo mismo que una fotografía de 20 segundos.

De manera interesante, esto mismo se puede hacer directamente en Photoshop si no se tiene una cámara que realice las exposiciones múltiples. También se utiliza esta técnica para reducir el ruido en fotografías con ISO alto, pero en este caso queremos conseguir lo mismo que Joshua pero en Photoshop. Este sería el procedimiento:

  1. Realizar múltiples fotografías con el tiempo de exposición que deseemos (teniendo en cuenta que la exposición equivalente será nº fotografías x tiempo de exposición de cada una)
  2. Importar las fotografías como capas independientes en Photoshop
  3. Alinear las fotografías (no debería hacer falta con trípode. Editar -> Alinear capas automáticamente)
  4. Cambiar la opacidad según la capa y la fórmula: Opacidad = 1 / (nº capas por debajo +1). Por ejemplo, para 4 capas
    1. Capa 4: 25%
    2. Capa 3: 33%
    3. Capa 2: 50%
    4. Capa 1: 100%
  5. Algunas personas sugieren que puede ser necesario “jugar” un poco con los anteriores porcentajes

No he probado ninguna de las dos opciones, pero ambas parecen ampliamente contrastadas. Se trata sin duda de un excelente recurso para poder realizar fotografías de exposición prolongada en situaciones de mucha luz.

10 imágenes en tilt-shift que nos hacen querer jugar con Photoshop

Los objetivos tilt-shift (descentrables) son lentes especiales. El nombre proviene de su capacidad para rotar (tilt) y desplazar (shift) el plano de la lente con respecto al de la imagen. La rotación del plano de la lente permite cambiar el plano de enfoque (y por tanto aquello que aparece nítido en la imagen) mientras que el desplazamiento permite cambiar la perspectiva (y modificar por ejemplo la fuga o convergencia de líneas paralelas).

Objetivo Canon 24 TS-E Tilt-shift
Objetivo Canon 24 TS-E Tilt-shift

Sin embargo, el tilt-shift se ha hecho mucho más conocido como una técnica de simulación de maquetas. Una de las consecuencias de rotar el plano del enfoque es modificar severamente la profundidad de campo. Cuando nuestro cerebro percibe en una imagen que cosas que deberían estar todas enfocadas en una imagen no lo están, asimila dicha sensación a las fotografías de maquetas (en fotografía macro, la profundidad de campo es muy pequeña y por ello es habitual que todo salvo el objeto enfocado -o partes del mismo- se vea desenfocado).

Desde hace ya bastantes años, la técnica en Photoshop se ha popularizado simulando maquetas de todo tipo. En nuestros cursos de Photoshop y fotografía digital es habitual aplicarla: basta utilizar alguno de los nuevos filtros de desenfoque de Photoshop o incluso el gaussiano y una buena máscara de capa para que sólo una pequeña parte de la imagen quede enfocada. Un poco de saturación adicional y deberíamos conseguir el truco.

Si esto mismo lo aplicamos a una secuencia de video con un time-lapse, obtendremos lo que parece una película de animación fotograma a fotograma de una maqueta.

Esta es una galería de imágenes en tilt-shift que hemos rescatado de un post de Collegehumor.

Efectos de Instagram en Photoshop – Procesado cruzado

Como bien saben la mayoría de los pixelandos, no soy partidario de los videotutoriales. De hecho, intento en nuestros cursos mantener el suspense lo máximo posible y tan sólo desvelar los trucos al final. No se trata de una forma de tortura de mis alumnos; todo lo contrario. Lo que pretendo es centrar siempre el debate y la enseñanza en los conceptos y los porqués, y no en la sucesión de pasos que son necesarios para hacer un determinado truco.

De lo contrario nuestros alumnos saldrían del curso sabiendo hacer muy bien una serie de trucos que les daríamos en recetas paso a paso, pero poco sabrían de cómo hacer cualquier otra cosa en Photoshop. Se trata de evitar ser “perros de un solo truco” o como se dice en inglés un “one trick pony”.

El video que os traigo hoy permite simular un procesado cruzado (“cross processing”) de una imagen. Si buscáis en google, veréis que hay múltiples tutoriales para lograr esto. En alguno de ellos explican muy bien el origen de esta tendencia fotográfica (algo que en realidad nace del error de revelar un tipo de película con los líquidos de revelados erróneos).

Este look ha sido institucionalizado por Instagram, y a partir de ahí algunos alumnos lo han pedido en nuestros cursos (después de ver que algunos fotógrafos lo utilizan -y a menudo abusan de este efecto).

En Photoshop, la dificultad de aplicar esta técnica es mínima y tan sólo tenemos que entender como funcionan los niveles y las curvas (algo en lo que hacemos gran hincapié en los cursos). No se trata sólo de saber lo que hay que tocar, sino incluso cuál va a ser el resultado antes de cambiar los niveles o una curva.

Tan sólo por aportar algo nuevo, hemos aprovechado el nuevo filtro de cámara raw del Photoshop CC para no sólo cambiar el contraste de los canales, sino añadir un poco de viñeta y grano a la imagen.

En la segunda parte del video, veremos como podemos “envejecer” una imagen, en un proceso inverso al que vimos para restaurar el color de fotografías antiguas.

Evidentemente lo que hemos hecho en esta imagen no deja de ser un pequeño divertimento, y si lo quisiéramos hacer bien de verdad podríamos dedicarle un poco más de tiempo y cariño.

La importancia del revelado en Camera Raw

La segunda oportunidad

Hace muchos años (debe ser que me estoy haciendo viejo) había un programa en Televisión Española. En la cabecera, un coche chocaba contra una piedra y se nos planteaba que bueno sería en ocasiones contar con una segunda oportunidad.

Por alguna razón nuestro cerebro saca recuerdos del baúl que creíamos olvidados, y la Segunda oportunidad me vino a la cabeza al hacer una entrada sobre el Camera Raw. Al fin y al cabo, para los que venimos de hacer foto con película química, el disparar en RAW se ha convertido en una nueva oportunidad para realizar correcciones que antes, como mínimo, requerían el acceso a un laboratorio para el revelado. Una oportunidad para poder corregir decisiones que muchas veces se toman en una décima de segundo.

En nuestros cursos siempre explico que una vez se descubre el RAW, nunca se vuelven a hacer fotos solo en jpg (como toda afirmación categórica, esta debiera considerarse en el contexto adecuado). El almacenamiento es hoy en día barato (comparado con la inversión en equipo fotográfico) y para cualquier aficionado a la fotografía, hacer las fotos en RAW debería estar fuera de toda cuestión.

El revelado de archivos RAW puede hacerse mediante los software propietarios de los fabricantes de cámaras (Nikon y Canon, por ejemplo, tienen los suyos) y podría discutirse que es la manera de obtener los mejores resultados. Pero desde hace ya una década, Adobe ofrece dentro de Photoshop el Camera Raw. Personalmente, y dado que tengo cámaras de varias marcas, prefiero dominar el programa de Adobe (presente en Photoshop y Lightroom) que me permite revelar los archivos de cualquier cámara presente y futura.

En cuanto a la calidad de los resultados, personalmente creo que el resultado de un revelado depende en gran medida de los gustos personales y del conocimiento del programa utilizado. Por ello, aunque es muy probable que si tuviera un perfecto conocimiento del Nikon Capture NX2, mis revelados de RAW serían potencialmente mejores, en la realidad, domino mucho mejor el software de Adobe y ello me permite conseguir el resultado que busco de manera más fácil y consistente.

El número de funciones de Camera Raw ha ido creciendo desde su creación en 2002 (apareció con la versión 7 de Photoshop como un plugin) y resultaría imposible cubrirlas en este post. Pero si al menos consigo transmitir la potencia del programa para revelar y mejorar nuestras fotografías, habré cumplido mi misión. Este es un ejemplo de una fotografía tal cual sale de la cámara y tras una edición de 3 minutos en Camera Raw:

Antes y después de un revelado con Camera Raw
Antes y después de un revelado con Camera Raw

Los usuarios de Photoshop puede que piensen inmediatamente que este tipo de edición también es posible sin recurrir al Camera Raw (existen una serie de herramientas en Photoshop que nos permitirían obtener un resultado como mínimo parecido). Sin embargo, Camera Raw trabaja con el archivo nativo del sensor de la cámara, por lo que la cantidad de información que contiene dicho archivo es mucho mayor que la que la contenida en un jpg típico de 8 bits.

Eso quiere decir que las ediciones en Camera Raw suelen tener una calidad final mucho mejor que aquellas que hacemos en Photoshop a partir de los jpg que la cámara. Una buena edición en Camera Raw debería producir una imagen incluso mejor como la original que sale de la cámara. Esto debe notarse en detalles como el ruido o los artefactos que un visionado al 100% a veces muestra:

Detalle Revelado Camera Raw
Detalle al 100% de la imagen revelada en Camera Raw (pulsar para ampliar)

Como ya comentába en aquel post de hace unos meses sobre la ética del Photoshop, el revelado de imágenes ya existía antes del Photoshop y un revelado en Camera Raw, pese a las grandes mejoras que puede suponer, no debe considerarse (en la mayoría de las ocasiones) como un retoque. De hecho cualquier cámara digital (incluso las de nuestros teléfonos móviles) realizan un revelado del archivo raw con herramientas muy similares a las disponibles en Camera Raw. De hecho, cualquier cámara antes de mostrar la imagen en la pantalla realiza al menos algún ajuste en las siguientes funciones:

  • Balance de blancos (temperatura de color de la fotografía)
  • Enfoque (aumenta nitidez)
  • Reducción de ruido
  • Corrección de distorsión de lente y viñetas
  • Corrección de luces y sombras
  • Interpretación del color y determinación del nivel de saturación
  • Curva “S” para incrementar contraste

En definitiva, se trata de tomar control acerca de cómo la imagen que hemos capturado se plasma finalmente. Y de hecho, con el rango dinámico y la profundidad de color de 14 bits de algunas de las cámaras actuales, realmente supone tener una segunda oportunidad de acertar con nuestra foto (de ahí la referencia al principio de la entrada).

Revelar una imagen en Camera Raw es un proceso sencillo, pese a que dominar los fundamentos que lo permiten y un control total del proceso requieren una dedicación mucho mayor. Seguramente dedicaremos muchas más entradas en Pixelando a todos esos detalles, pero mientras tanto, dejo al lector con 3 mensajes clave:

  1. El revelado en raw proporciona un control total sobre las imágenes que capturamos con nuestra cámara digital. Por ello, si consideramos una afición relativamente seria a la fotografía, esta será una de las características imprescindibles de nuestra cámara.
  2. El guardar todas nuestras fotos en formato raw nos garantiza la mayor flexibilidad y posibilidad de edición de nuestras imágenes que existe. La memoria (tarjetas y disco duro) es mucho más barata que el resto de nuestro equipo.
  3. Dominar el revelado en raw es imprescindible para cualquier fotógrafo aficionado o profesional.

Para no dejar en ascuas a los apreciados lectores, aquí adjunto una serie de enlaces a documentación online de Adobe acerca de cómo usar el Camera Raw:

 

 

Retoque de piel avanzado con Photoshop

No soy muy partidario de tutoriales. Mejor dicho, no soy nada partidario de tutoriales. Fundamentalmente porque intentan simplificar tanto las cosas que acaban por desvirtuar la enseñanza. Al no ofrecer información acerca del porqué de las cosas, acaban sirviendo para tareas muy específicas y enseñando poco al que los ve. Por eso, en nuestros cursos intento que los alumnos no aprendan recetas paso a paso, sino que comprendan qué están haciendo y por qué.

Sin embargo, en todo hay excepciones. Hace unas semanas me encontré con un tutorial de Omar Josef que ya tiene algún tiempo, pero que demuestra lo que es una gran clase de Photoshop. En el video, Omar (que es artista de retoque digital profesional, y se nota) no solo muestra la técnica sino que explica el porqué se aplica y diferentes alternativas.

El tutorial de Omar muestra una técnica bastante habitual que consiste en separar las frecuencias de una imagen (el famoso filtro paso alto). Con esto se consigue tener la textura y los detalles de una imagen (poros, arrugas, pelo) en una capa, y los colores y la luz en otra.

La novedad en la técnica que presenta Omar es cómo se llega a dichas dos capas (y es sin utilizar el filtro paso alto) y los resultados que se obtienen. Para los usuarios avanzados (los más novatos puede que se pierdan en algunas cosas) el video es toda una joya:

Para todos aquellos interesados en técnicas de retoque fotográfico (piel, pelo, ojos, etc.) existe un libro bastante bueno de Scott Kelby (Professional Portrait Retouching Techniques) que contiene un buen número de técnicas bastante avanzadas para retocar retratos.

Professional portrait retouching techniques. Un buen libro para aprender a retocar retratos en Photoshop

Lo bueno del libro de Kelby es que cubre toda una serie de necesidades que van desde el pelo, pasando por la piel, cejas, pestañas, dientes, labios, etc. Se trata pues de un volumen muy interesante para poder comprender lo que supone retocar profesionalmente un retrato. Además, por el precio por el que lo vende Amazon (menos de 30 Eur al publicar esta entrada) merece la pena sin ninguna duda.

Sin embargo, vamos a hacer patria y darle al César lo que es del César. El nivel, el enfoque y el tono pedagógico usado por Omar supera con creces al de todo un gurú del Photoshop como es Scott Kelby (al menos gurú comercial). La lástima es que no existan muchos más videos como el de Omar.

Disfrutad los retoques.

Restaurar el color a fotografías viejas con Photoshop (tutorial)

Todos hemos tenido en algún momento en nuestras manos fotos de la infancia o de la familia que han perdido su color original. A menudo, estas fotos adquieren una tonalidad rojiza que lo invade todo. La posibilidad de escanear con gran resolución fotos antiguas, restaurarlas e imprimirlas a un tamaño grande es una de las posibilidades que nos ofrece Photoshop con unos resultados extraordinarios.

Aunque no he encontrado a nadie que describa el fenómeno en detalle, la explicación a los cambios de color de las fotos parece bastante obvia. El tiempo (seguramente la incidencia de la luz o los rayos ultravioleta -UV) hacen que al menos parte de los pigmentos que la emulsión química del papel tomó en el proceso de impresión, se degraden y evolucionen. La razón del color rojo en las fotos viejas es que los otros canales (verde y azul) pierden contraste y el rojo pasa a ser predominante.

He encontrado en la web esta fotografía de Catherine Deneuve de los años 70:

Pese a la innegable calidad de la foto, podemos apreciar ese tinte rojizo que comentaba anteriormente.

Una solución rápida y muchas veces muy efectiva es utilizar la opción de Photoshop “Color Automático” (Imagen->Color Automático). El resultado de aplicarla por lo general es bastante satisfactorio:

Como podemos ver, Photosohop ha conseguido en un solo click unos colores mucho más naturales que los originales. Esta solución es una buena opción si tenemos prisa o no queremos complicarnos la vida. Sin embargo, no nos proporciona ningún control sobre el proceso. O lo tomas, o lo dejas. Por lo general mi consejo es que hay que conocer estas herramientas “milagrosas” de Photoshop y utilizarlas siempre que sea útil, pero no depender de ellas exclusivamente.

En nuestros cursos, siempre explico la importancia de conocer cómo funciona Photoshop por dentro. Un conocimiento del programa más profundo de lo habitual permite ser creativo a la hora de buscar soluciones. Hace unos años, se me ocurrió una alternativa a la opción de color automático que permitiría tener más control sobre el proceso, y aunque no sabía si funcionaría elmresultado es fantástico. Para ello vamos a trabajar sobre cada uno de los 3 canales de una imagen RGB (el verde, el rojo y el azul).

1) Abrimos el cuadro de diálogo de niveles (Imagen->Ajustes->Niveles, Ctrl+L ó Cmd+L -Mac)

2) Seleccionamos el canal rojo

Sin entrar en muchos detalles (otro día hablaremos de histogramas y de niveles), la curva negra que nos muestra el cuadro de diálogo nos dice que el canal rojo está bastante sano (utiliza los 255 tonos de rojo disponibles).

3) Seleccionemos el canal verde

En este caso, la curva no llega al extremo derecho, indicando que no hay píxeles que sean “verdes puro”. Vamos a expandir el histograma y lograr un mayor contraste en el canal verde. Para ello, tan solo tenemos que tomar el pequeño triángulo blanco que hay encima del 255, y acercarlo al principio de la curva.

4) Ajustar los niveles del canal verde

Aunque el color de la fotografía ahora aparece desplazado, no hemos terminado aún. Vamos a hacer lo mismo con el canal azul:

5) Ajustar los niveles del canal azul

Una vez realizado ese paso, la fotografía ha mejorado notablemente:

Podemos comparar las tres imágenes utilizadas en este tutorial (original, color automático, corrección por canales):

Como puede verse, la fotografía ha mejorado notablemente. Hay que tener en cuenta una serie de consideraciones adicionales

– Si el histograma se quedara corto por la izquierda (no hubiera curva encima del cero) habría que ajustar el triángulo izquierdo (negro) al igual que hemos hecho con el blanco

– Como se puede apreciar, yo he llevado el triángulo blanco más allá del comienzo de la curva. Esto significa que he “quemado” píxeles. Sin embargo, dichos píxeles eran de reflejo del pelo y he creído que era un precio razonable que pagar. Para saber la cantidad de ajuste a realizar es importante la experiencia y un mayor conocimiento de la herramienta de niveles. En cualquier caso, y dado que Photoshop nos muestra el ajuste en tiempo real, siempre podemos comprobar visualmente si los cambios han funcionado

La ética y el desastre en el Photoshop

Esta semana salía en prensa una de las ya habituales noticias acerca de manipulación de imágenes en Photoshop. En concreto, era Victoria’s Secrets la que retocaba a sus ya muy delgadas modelos para que lo fueran aún más:

A Victoria’s Secret se le va el Photoshop de las manos

El asunto no es ni mucho menos nuevo, pero quiero abordarlo hoy de manera distinta. Nos enfrentamos a dos problemas que pudieran parecer distintos, pero que por desgracia muchas veces se convierten en uno solo. Por una parte la necesidad de contar con cierta ética a la hora de retocar y mejorar imágenes digitales para un uso comercial. Por otra, la evidencia de que si a estos señores les han pillado con el carrito del helado es fundamentalmente porque el retoque lo hizo el becario. En otras palabras, muchos retoques poco éticos son también malos retoques.

De hecho, el caso ha llegado a la ya famosa Photoshop Disasters que ha considerado el retoque dentro de sus categorías de “carnicería”, “becario mal dirigido” y “mi primer Photoshop”. Lo cierto es que la foto central, en la que han desaparecido por completo los gluteos (y de hecho también gran parte del bikini) es un trabajo poco profesional y dudo si muestra a mujeres con cuerpos imposibles, o si se trata de una especie distinta.

El Photoshop está siendo demonizado por este tipo de retoques. Pero como se encargan de recordarnos a menudo, el retoque fotográfico no nació con la primera versión de Photoshop. Si tenéis fotos antiguas en blanco y negro realizadas por fotógrafos profesionales, veréis como en algunas de ellas incluso están retocadas a mano (por ejemplo perfilando las caras con lápiz). También son ya famosos los retoques ordenados por Stalin para cambiar la historia y que dejan a David Copperfield a la altura del betún a la hora de hacer desaparecer a personas y objetos:

Pero la afición prestidigitadora del camarada Stalin era compartida en otras partes del mundo, como en la Cuba de Fidel Castro:

O en la Canadá de 1939, donde el primer ministro decidió eliminar de una foto al rey Jorge IV y quedarse a solas con la reina Isabel en una foto de campaña electoral:

Sin embargo, comenzábamos esta entrada con retoques estéticos. Mejorar la silueta. Deformar la realidad para crear unos cuerpos irreales y unas caras sin arrugas que están condicionando a la sociedad actual. Todo por culpa del maléfico Photoshop… Aunque claro, no será porque no se intentara (y se consiguiera) antes en Hollywood. Como en esta foto de Joan Crawford que es un ejemplo de uso del aerógrafo que haría palidecer a muchos “expertos” del Photoshop:

Y aquí vemos como el mismísimo Richard Avedon convirtió un pequeño estudio fotográfico en algo mucho más digno, al tiempo que retocaba la luz y quitaba defectos y arrugas al vestido de Jackie Kennedy:

En definitiva, retoques que cualquiera de nosotros con el tampón de clonar o las nuevas herramientas de relleno sensibles al contexto, seríamos capaces de replicar hoy. La gran diferencia es que el Photoshop ha puesto esta capacidad en manos del más común de los mortales, popularizando el retoque y haciéndolo rápido y efectivo. Los retoques se han democratizado. Cualquiera puede photoshopear una foto en su casa, y además en poco tiempo. Algo que ha permitido a revistas y marcas aplicarle el “toque Photoshop” a todo lo que hacen.

Pero es importante distinguir entre retoque y revelado. Pese a que en la era digital las herramientas para ambos conceptos son las mismas, creo que desde un punto ético y profesional todo lo que emule a las técnicas que en el laboratorio usaban los grandes fotógrafos para conseguir buenas imágenes debe ser considerado como parte de lo que llamamos fotografía. Sería naif por nuestra parte pensar que fotógrafos como Ansel Adams conseguían imágenes como esta directamente de la cámara:

Es más, para la mayoría resulta hoy en día casi imposible reproducir imágenes con la nitidez y el contraste de las tomadas por Adams en los 50 y que son el resultado de su famoso sistema de zonas (y de muchas otras cosas, como sus conocimientos de óptica y las cámaras de gran formato que utilizaba) . Un sistema de zonas que puede usarse hoy, pero que implica el uso de ficheros en formato RAW y Photoshop.

Por ello, cuando en Adobe Lightroom (el software de Adobe para fotógrafos) hay una pestaña para retoques, el término empleado es “revelar” ya que así deberíamos considerar a muchas de las manipulaciones de luz, color y enfoque que podemos realizar a partir de un archivo RAW obtenido de nuestra cámara digital. La delgada línea que separa el revelado y el retoque dependerá del sentido de la integridad y la plasticidad de cada uno de nosotros, pero no podemos pensar que cualquier manipulación de un archivo con Photoshop es un fraude.

Lo que sí es cierto es que esta democratización del Photoshop ha llevado a una falta de rigor y de seriedad alarmantes. De ahí que webs como Photoshop Disasters puedan tener suficiente material como para seguir siendo interesantes. Y es que algunos “profesionales” no solo llevan el retoque más allá de lo ético, sino más allá de lo estético o simplemente de lo posible. Como en este ejemplo de la marca que abría la entrada, Victoria’s Secrets, en la que modelo daría el otro brazo por poder volver a la normalidad:

Este es uno de los 10 desastres más grandes del 2011, lo que tan solo viene a demostrar que la maldad no es intrínseca al Photoshop sino a aquellos que lo usan mal. Y es que algunos retoques son necesarios y mejoran la calidad de los trabajos gráficos. Otros son poco éticos y distorsionan la realidad aunque lo hagan con calidad. Y unos últimos nos enseñan que para usar el Photoshop no valen unos cuantos tutoriales y que toda la potencia del programa conlleva una gran responsabilidad para no privar a ninguna bella modelo de sus extremidades.

Eso es todo por hoy, voy a ver si llamo a los de VS para que apunten al becario a uno de mis cursos.

 

Referencias

Photo tampering throughout history

An Abbreviated History of Photo Manipulation