Corrección de balance de blancos con Photoshop y Lightroom

En nuestros cursos de Photoshop y Lightroom, una de las técnicas que más éxito suele tener entre nuestros alumnos es la de la corrección del color en fotografías mediante el balance de blancos. Esta técnica es fundamental para aquellos que hagan fotografía de producto o de arte, entre otras. Por ejemplo, hace unas cuantas ediciones, una de nuestras alumnas se dedicaba a la venta de bolsos por Internet, y obviamente una reproducción correcta del color era fundamental para ella.

Este problema tiene fácil solución. Adobe Camera Raw (el motor de revelado que comparten tanto Photoshop como Lightroom) permite realizar una corrección de balance de blancos. Sin embargo, esta técnica se puede aplicar a cualquier imagen (por ejemplo un jpg) simplemente usando el Camera Raw como filtro o directamente en Lightroom.

Para ello es necesario tener una referencia en la imagen de un gris neutro. Si existe un color predominante al que haya virado la fotografía, indicándole al Camera Raw dónde está el gris neutro es capaz de corregir el color en la imagen.

Juego de tarjetas incluyendo una de gris neutro
Juego de tarjetas incluyendo una de gris neutro

Para demostrar lo fácil que resulta, recientemente en mi visita al Metropolitan Museum en Nueva York, llevé una tarjeta gris bkTarget (de la que haré una review en el siguiente post). La idea era fotografiar obras de arte y conseguir reproducir fielmente los colores (después de revisar la política de fotografía del museo, entendemos que dado el uso no comercial que hacemos aquí, podemos publicar esta pequeña muestra).

El primer paso si contamos con una tarjeta gris es realizar una fotografía de la misma junto al objeto que queremos reproducir fielmente. Si hay algún color predominante, el gris de la tarjeta se verá contaminado por dicho color (como se puede apreciar, la tarjeta gris que usamos es bastante poco convencional al ser circular).

GRAY CARD
Tomando una muestra con tarjeta gris

Parecería que esto es mucha molestia y que, al fin y al cabo, nuestra cámara es muy buena y sacará “bien” los colores. Una simple búsqueda en Google Images nos muestra que conseguir el color correcto en este cuadro no debe ser tan fácil (en la captura, hay 7 imágenes distintas del mismo cuadro, y todas tienen distinto color -la octava es de un cuadro distinto).

Distintas versiones del mismo cuadro, todas con distinto color
Distintas versiones del mismo cuadro, todas con distinto color

Utilizando el cuentagotas que hay en Camera Raw sobre la tarjeta gris, podemos ver que el programa corrige automáticamente el color y cuáles serían los valores a corregir en el balance de blancos en cualquier otra fotografía tomada con esa misma luz. Una vez sabemos los valores de “temperatura”  y “matiz” que corrigen la luz, los aplicamos a la foto del cuadro en sí. Los colores quedan corregidos:

En este caso, la corrección es algo sutil y es posible que incluso en algunos monitores cueste apreciarla. Esto significa que la luz existente en el museo es bastante neutra y (como debiera ser) no modifica el color del cuadro. De todas las fotografías hechas durante aquel día, esta era la que una mayor variación de color experimentaba al corregir el balance de blancos.

Sin embargo, en muchas otras situaciones, los cambios pueden ser bastante sorprendentes (por ejemplo en el caso de fotografías realizadas bajo luz fluorescente, cuya contaminación verde puede ser eliminada de esta manera).

Lo mejor de todo, es que para corregir el color ni siquiera es necesaria una tarjeta gris. Tomando un punto en la fotografía que sea blanco o gris, Camera Raw realizará una corrección de color. Sin embargo, si queremos una reproducción fidedigna del color, una buena tarjeta gris será nuestra mejor aliada.