Gente que no merece su cámara

(o Dios da pan a quién no tiene dientes o cuando tu cámara es mejor que tú como fotógrafo)

Hoy estaba comiendo con dos buenos amigos aficionados a la fotografía y he pensado en publicar una entrada de opinión. Quiero dedicar esta entrada a toda esa gente que (con muy buena voluntad, todo hay que decirlo) invirtió una importante suma de dinero en una cámara digital para luego utilizar su DSLR (réflex digital) en modo Auto.

Sí, sí… me refiero a ti, querido lector. Sé que te encanta la fotografía. Sé que en su momento pensaste que ya que estabas era mejor comprar una cámara “buena” (en lugar de la más barata, como te habíamos recomendado), sé que no tienes malicia y que te desbordan los acontecimientos… pero si cuando miras a tu cámara desde arriba ves siempre algo como esto:

entonces sinceramente has tirado tu dinero. Sé que suena radical y que con frases como estas pronto alguien estará comparándome con Ken Rockwell (el Chuck Norris de la fotografía) pero no te preocupes, lo tuyo tiene solución. No tienes siquiera que cambiar de cámara, tan sólo de hábitos. Sigue mi método de 3 pasos para empezar a merecerte tu propia cámara:

1) En lugar de utilizar el modo “Auto” (para asegurar) pon la cámara en “P” (o programa). Créeme, todo va a salir bien. Déjate llevar y confía en los expertos.

2) Encuentra el botón en tu cámara dedicado al flash. Es fácil. Suele llevar un rayo como esos que avisan del peligro de electrocución. Para que te orientes te enseño dónde puede estar en una Nikon y en una Canon:

3) Piensa cuando hagas tus fotos. Si salen oscuras puedes pulsar el botón de flash. Si salen bien, no hace falta que lo pulses (y puedes cerrar el flash de la cámara). Tú decides.

Esa es la diferencia entre los modos “P” y “Auto”. Solo esa. Tú decides cuando sale el flash a pasear. Por eso, es muy fácil saber cuándo alguien no merece su cámara. Si veis a alguien con una cámara muy cara, encuadra, se prepara y justo cuando va a disparar aparece el “tarugómetro”, entonces no se merece su cámara:

Cámara reflex digital (DSLR) con el tarugómetro activado

No permitas que el flash de la cámara (tarugómetro) cobre vida propia. Al fin y al cabo hay muchísima diferencia a la hora de tomar una misma foto con o sin flash (como se puede apreciar en estas dos horribles instantáneas que tomé hace mucho tiempo, pero que muestran una misma foto con y sin flash y lo mucho que cambia lo que transmite). No hay una regla fija que diga que una foto es más correcta con flash que sin flash, se trata de una cuestión de gustos y necesidades… por eso no deberías dejar que sea un chip programado en Japón y fabricado en China o Tailandia quién decida por ti.

Foto insustancial sin y con flash. El resultado es muy distinto.

No llevar la cámara en “Auto” no mejorará tus fotos inmediatamente. Pero al menos te hará pensar a la hora de hacer una foto. Por supuesto que esta no es la única razón por la cual hay gente que no merece su cámara, pero eso nos dejará carnaza para más adelante.

PD: Si después de leer esto prefieres seguir haciendo las fotos en “Auto” mereces todos mis respetos. Pero te sugeriría que compres una compacta la próxima vez. Gastarás menos dinero, cargarás menos peso, podrás llevar la cámara en cualquier sitio y obtendrás prácticamente los mismos resultados.