Etiquetado: camera raw

Video-tutorial – Corrección de color con balance de blancos en Camera Raw

La entrada sobre la corrección de color ha tenido un gran éxito. Por si quedaba alguna duda, aquí está el video-tutorial. El proceso es idéntico en Lightroom.

Corrección de balance de blancos con Photoshop y Lightroom

En nuestros cursos de Photoshop y Lightroom, una de las técnicas que más éxito suele tener entre nuestros alumnos es la de la corrección del color en fotografías mediante el balance de blancos. Esta técnica es fundamental para aquellos que hagan fotografía de producto o de arte, entre otras. Por ejemplo, hace unas cuantas ediciones, una de nuestras alumnas se dedicaba a la venta de bolsos por Internet, y obviamente una reproducción correcta del color era fundamental para ella.

Este problema tiene fácil solución. Adobe Camera Raw (el motor de revelado que comparten tanto Photoshop como Lightroom) permite realizar una corrección de balance de blancos. Sin embargo, esta técnica se puede aplicar a cualquier imagen (por ejemplo un jpg) simplemente usando el Camera Raw como filtro o directamente en Lightroom.

Para ello es necesario tener una referencia en la imagen de un gris neutro. Si existe un color predominante al que haya virado la fotografía, indicándole al Camera Raw dónde está el gris neutro es capaz de corregir el color en la imagen.

Juego de tarjetas incluyendo una de gris neutro
Juego de tarjetas incluyendo una de gris neutro

Para demostrar lo fácil que resulta, recientemente en mi visita al Metropolitan Museum en Nueva York, llevé una tarjeta gris bkTarget (de la que haré una review en el siguiente post). La idea era fotografiar obras de arte y conseguir reproducir fielmente los colores (después de revisar la política de fotografía del museo, entendemos que dado el uso no comercial que hacemos aquí, podemos publicar esta pequeña muestra).

El primer paso si contamos con una tarjeta gris es realizar una fotografía de la misma junto al objeto que queremos reproducir fielmente. Si hay algún color predominante, el gris de la tarjeta se verá contaminado por dicho color (como se puede apreciar, la tarjeta gris que usamos es bastante poco convencional al ser circular).

GRAY CARD
Tomando una muestra con tarjeta gris

Parecería que esto es mucha molestia y que, al fin y al cabo, nuestra cámara es muy buena y sacará “bien” los colores. Una simple búsqueda en Google Images nos muestra que conseguir el color correcto en este cuadro no debe ser tan fácil (en la captura, hay 7 imágenes distintas del mismo cuadro, y todas tienen distinto color -la octava es de un cuadro distinto).

Distintas versiones del mismo cuadro, todas con distinto color
Distintas versiones del mismo cuadro, todas con distinto color

Utilizando el cuentagotas que hay en Camera Raw sobre la tarjeta gris, podemos ver que el programa corrige automáticamente el color y cuáles serían los valores a corregir en el balance de blancos en cualquier otra fotografía tomada con esa misma luz. Una vez sabemos los valores de “temperatura”  y “matiz” que corrigen la luz, los aplicamos a la foto del cuadro en sí. Los colores quedan corregidos:

En este caso, la corrección es algo sutil y es posible que incluso en algunos monitores cueste apreciarla. Esto significa que la luz existente en el museo es bastante neutra y (como debiera ser) no modifica el color del cuadro. De todas las fotografías hechas durante aquel día, esta era la que una mayor variación de color experimentaba al corregir el balance de blancos.

Sin embargo, en muchas otras situaciones, los cambios pueden ser bastante sorprendentes (por ejemplo en el caso de fotografías realizadas bajo luz fluorescente, cuya contaminación verde puede ser eliminada de esta manera).

Lo mejor de todo, es que para corregir el color ni siquiera es necesaria una tarjeta gris. Tomando un punto en la fotografía que sea blanco o gris, Camera Raw realizará una corrección de color. Sin embargo, si queremos una reproducción fidedigna del color, una buena tarjeta gris será nuestra mejor aliada.

La importancia del revelado en Camera Raw

La segunda oportunidad

Hace muchos años (debe ser que me estoy haciendo viejo) había un programa en Televisión Española. En la cabecera, un coche chocaba contra una piedra y se nos planteaba que bueno sería en ocasiones contar con una segunda oportunidad.

Por alguna razón nuestro cerebro saca recuerdos del baúl que creíamos olvidados, y la Segunda oportunidad me vino a la cabeza al hacer una entrada sobre el Camera Raw. Al fin y al cabo, para los que venimos de hacer foto con película química, el disparar en RAW se ha convertido en una nueva oportunidad para realizar correcciones que antes, como mínimo, requerían el acceso a un laboratorio para el revelado. Una oportunidad para poder corregir decisiones que muchas veces se toman en una décima de segundo.

En nuestros cursos siempre explico que una vez se descubre el RAW, nunca se vuelven a hacer fotos solo en jpg (como toda afirmación categórica, esta debiera considerarse en el contexto adecuado). El almacenamiento es hoy en día barato (comparado con la inversión en equipo fotográfico) y para cualquier aficionado a la fotografía, hacer las fotos en RAW debería estar fuera de toda cuestión.

El revelado de archivos RAW puede hacerse mediante los software propietarios de los fabricantes de cámaras (Nikon y Canon, por ejemplo, tienen los suyos) y podría discutirse que es la manera de obtener los mejores resultados. Pero desde hace ya una década, Adobe ofrece dentro de Photoshop el Camera Raw. Personalmente, y dado que tengo cámaras de varias marcas, prefiero dominar el programa de Adobe (presente en Photoshop y Lightroom) que me permite revelar los archivos de cualquier cámara presente y futura.

En cuanto a la calidad de los resultados, personalmente creo que el resultado de un revelado depende en gran medida de los gustos personales y del conocimiento del programa utilizado. Por ello, aunque es muy probable que si tuviera un perfecto conocimiento del Nikon Capture NX2, mis revelados de RAW serían potencialmente mejores, en la realidad, domino mucho mejor el software de Adobe y ello me permite conseguir el resultado que busco de manera más fácil y consistente.

El número de funciones de Camera Raw ha ido creciendo desde su creación en 2002 (apareció con la versión 7 de Photoshop como un plugin) y resultaría imposible cubrirlas en este post. Pero si al menos consigo transmitir la potencia del programa para revelar y mejorar nuestras fotografías, habré cumplido mi misión. Este es un ejemplo de una fotografía tal cual sale de la cámara y tras una edición de 3 minutos en Camera Raw:

Antes y después de un revelado con Camera Raw
Antes y después de un revelado con Camera Raw

Los usuarios de Photoshop puede que piensen inmediatamente que este tipo de edición también es posible sin recurrir al Camera Raw (existen una serie de herramientas en Photoshop que nos permitirían obtener un resultado como mínimo parecido). Sin embargo, Camera Raw trabaja con el archivo nativo del sensor de la cámara, por lo que la cantidad de información que contiene dicho archivo es mucho mayor que la que la contenida en un jpg típico de 8 bits.

Eso quiere decir que las ediciones en Camera Raw suelen tener una calidad final mucho mejor que aquellas que hacemos en Photoshop a partir de los jpg que la cámara. Una buena edición en Camera Raw debería producir una imagen incluso mejor como la original que sale de la cámara. Esto debe notarse en detalles como el ruido o los artefactos que un visionado al 100% a veces muestra:

Detalle Revelado Camera Raw
Detalle al 100% de la imagen revelada en Camera Raw (pulsar para ampliar)

Como ya comentába en aquel post de hace unos meses sobre la ética del Photoshop, el revelado de imágenes ya existía antes del Photoshop y un revelado en Camera Raw, pese a las grandes mejoras que puede suponer, no debe considerarse (en la mayoría de las ocasiones) como un retoque. De hecho cualquier cámara digital (incluso las de nuestros teléfonos móviles) realizan un revelado del archivo raw con herramientas muy similares a las disponibles en Camera Raw. De hecho, cualquier cámara antes de mostrar la imagen en la pantalla realiza al menos algún ajuste en las siguientes funciones:

  • Balance de blancos (temperatura de color de la fotografía)
  • Enfoque (aumenta nitidez)
  • Reducción de ruido
  • Corrección de distorsión de lente y viñetas
  • Corrección de luces y sombras
  • Interpretación del color y determinación del nivel de saturación
  • Curva “S” para incrementar contraste

En definitiva, se trata de tomar control acerca de cómo la imagen que hemos capturado se plasma finalmente. Y de hecho, con el rango dinámico y la profundidad de color de 14 bits de algunas de las cámaras actuales, realmente supone tener una segunda oportunidad de acertar con nuestra foto (de ahí la referencia al principio de la entrada).

Revelar una imagen en Camera Raw es un proceso sencillo, pese a que dominar los fundamentos que lo permiten y un control total del proceso requieren una dedicación mucho mayor. Seguramente dedicaremos muchas más entradas en Pixelando a todos esos detalles, pero mientras tanto, dejo al lector con 3 mensajes clave:

  1. El revelado en raw proporciona un control total sobre las imágenes que capturamos con nuestra cámara digital. Por ello, si consideramos una afición relativamente seria a la fotografía, esta será una de las características imprescindibles de nuestra cámara.
  2. El guardar todas nuestras fotos en formato raw nos garantiza la mayor flexibilidad y posibilidad de edición de nuestras imágenes que existe. La memoria (tarjetas y disco duro) es mucho más barata que el resto de nuestro equipo.
  3. Dominar el revelado en raw es imprescindible para cualquier fotógrafo aficionado o profesional.

Para no dejar en ascuas a los apreciados lectores, aquí adjunto una serie de enlaces a documentación online de Adobe acerca de cómo usar el Camera Raw:

 

 

Las novedades en Photoshop CS6 (II)

Quedaba pendiente una segunda parte a nuestro primer post detallando las novedades de CS6. Lo cierto es que por unas cosas o por otras no habíamos podido volver a la lista de novedades. En la primera entrada hacíamos una valoración global del programa, por lo que ahora es necesario entrar en detalle:

1.- Espacio de trabajo
Tal y como adelantábamos, el espacio de trabajo de Photoshop es completamente nuevo y cambia algunas de las cosas a las que estábamos acostumbrados desde siempre. El panel de propiedades crece en importancia y la barra de aplicaciones desaparece para dar más espacio (una barra a la que personalmente nunca le encontré utilidad alguna, salvo lanzar el Bridge, aunque ocupaba espacio vertical, cada vez más vital)

La barra de aplicaciones en Photoshop CS4. Una barra de utilidad muy discutible

2.- Nuevo motor gráfico
Una de esas cosas que no se ve, pero se siente. El nuevo motor de gráficos Mercury (MGE) de Photoshop utiliza la tarjeta gráfica y los protocolos OpenGL y OpenCL. Esto resulta en una previsualización casi inmediata de herramientas como la transformación libre, el Warp, el Puppet Warp (cuya traducción al español es tan mediocre que nunca recuerdo), Licuar y los efectos de iluminación (también rediseñados en CS6).

La diferencia en aquellos ordenadores equipados con una buena gráfica se nota hasta en detalles como el zoom del programa, pero evidentemente todo esto puede llegar a ser hasta una desventaja para ordenadores sin una buena tarjeta gráfica.

3.- Tooltips
En varios comandos (como la herramientas mover o recortar o el comando transformación libre) el cursor del ratón mostrará información util mientras las usamos (tamaño, ángulo, etc.). Esta información aparece incluso cuando cambiamos el tamaño del pincel mediante atajo.

4.- Auto-guardado y guardado en segundo plano
Por fin Photoshop incluye la posibilidad de auto-guardar los documentos. Algo que era difícil de explicar a los usuarios de Office, era que en el poco previsible evento de que el programa se quedara colgado, todo lo que no hubieramos guardado se perdería. Ahora es posible configurar el auto-guardado de Photoshop.

Por otra parte, con el incremento del tamaño de los ficheros, Photoshop CS6 posibilita que sigamos trabajando mientras el documento (una versión del mismo al menos) se guarda en segundo plano. De esta manera, no tenemos que parar mientras generamos una copia de seguridad.

5.- Bridge de 64 bits
Nunca he sido un gran fan de Bridge, ni de su hermano pequeño MiniBridge (no, no es un chiste de Austin Powers). Sin embargo, algunos fotógrafos lo utilizan como parte de su flujo de trabajo organizando fotos y carpetas (personalmente prefiero Lightroom). En esta versión Bridge pasa a tener 64 bits y gana algo de agilidad, aunque a costa de que Photoshop solo funcione en 64 bits en Mac (lo que no es una desventaja, porque la velocidad es notablemente superior. Si tu Mac no lo soporta, seguramente no merezca la pena actualizar a CS6).

6.- Edición de video
Otra más de estas funciones que no acabo de entender en Photoshop (que siempre ha sido un programa de edición de mapas de bits estáticos). Hasta ahora Photoshop incluía edición de video en la versión Extended pero ahora lo hace en la Standard.

Personalmente prefería los programas exclusivamente dedicados a la edición de video, si bien es cierto que para los que dominamos PS sea una manera muy rápida de obtener grandes resultados. La posibilidad de aplicar capas de ajuste y filtros parece demasiado apetitosa como para no probar.

7.- Herramientas parche y mover según el contenido
En las últimas versiones Photoshop ha ido mejorando sus herramientas en función del contenido (como el relleno en función del contenido). Aunque nunca lo totalmente “automático” funciona como queremos, siempre puede venir bien que Photoshop intente rellenar zonas nuevas con la información que las rodea. En esta ocasión nos deja parchear y mover objetos rellenando con esta tecnología.

7.- Nuevos contornos y rellenos para las capas de forma
Las capas de forma (la alternativa para dibujar rectángulos o círculos en Photoshop de manera vectorial) eran muy limitadas hasta ahora. En CS6, podemos editar el relleno de las formas y el contorno (incluso con líneas discontinuas) así como alinearlas. Los que vengan de Illustrator o InDesign están de enhorabuena.

8.- Nuevas herramientas de desenfoque
Si algo aparece regularmente en casi cada nueva versión de Photoshop son herramientas de desenfoque. En CS6 el énfasis está claramente en dotar de nuevas herramientas creativas a los fotógrafos con los desenfoques de campo, iris y el tilt-shift (que curiosamente ya enseñábamos a reproducir en nuestros cursos desde hace unas cuantas ediciones)

8.- Filtro adaptativo de gran angular
Nuevamente una herramienta enfocada a los fotógrafos. Si hace un par de versiones ya aparecía el fantástico filtro de corrección de lente, este filtro se dirige específicamente a los ojos de pez y a los angulares más extremos.

9.- Nueva versión de Camera Raw
Aunque ya apareció con el Lightroom 4, la nueva versión de Camera Raw sigue mejorando las posibilidades de revelado de nuestros archivos RAW. Una de las muy buenas razones para disparar en RAW (un mismo archivo seguirá mejorando conforme los señores de Adobe actualicen sus motores de Camera RAW).

10.- Mejoras en los pinceles / filtro de pintura al óleo
El uso de los pinceles no ha sido nunca mi fuerte en Photoshop. Sin embargo, he de reconocer que hay gente que es capaz de hacer auténticas maravillas con ellos. CS6 incorpora un nuevo aerógrafo que se comporta de manera más real, y también un pincel que se desgasta con el uso. Para los menos hábiles como yo, el nuevo filtro de pintura al óleo nos permitirá intentar convertir una foto en un cuadro de manera casi automática (con todas las limitaciones de un proceso casi automático).

11.- Filtrado de capas
Las capas es otro de los aspectos básicos que sufren mejoras en CS6. En concreto alguien por fin se ha dado cuenta que a veces el número de capas de un archivo crece hasta las decenas y han introducido la posibilidad de filtrarlas y ocultarlas de acuerdo a diversos parámetros (nombre, tipo de capa, etc.). La utilidad de estas mejoras dependerá del número medio de capas en nuestros archivos así como la capacidad de incorporar estas ventajas en el flujo de trabajo.

12.- Mejoras en texto
Otra de las herramientas básicas que estaba pidiendo mejoras a gritos era el texto. Para intentar incrementar la productividad de esta herramienta, Photoshop permite ahora guardar las opciones más utilizadas. Además Photoshop permite ahora convertir el texto en contornos o formas, e incluso genera un “lorem ipsum” automático.

Conclusión

Una nueva versión de Photoshop es siempre una invitación a la actualización. Los usuarios habituales deben contrastar si las mejoras introducidas son suficientes como para realizar el gasto de la actualización. Este gasto también dependerá de la última versión comprada, por lo que no hay una respuesta única a la pregunta “¿Debo actualizarme a CS6?”.

Personalmente creo que la nueva versión se hace muy fácil de utilizar y a mí me reporta una mayor velocidad en algunas acciones que repito mucho. Pero claro, dado que yo siempre tengo que tener la última versión para impartir mis cursos, mi proceso de toma de decisiones no sirve para esta entrada, por lo que cada uno deberá decidir si actualiza o no.