Etiquetado: wacom

Curso de febrero lleno hasta la bandera. Abierta la preinscripción del intensivo de Julio

No existe mayor satisfacción, sobre todo en tiempos difíciles como estos, que la del reconocimiento que supone para un proyecto como el de Pixelando un lleno absoluto en un curso. La edición de febrero que comienza mañana lo hará llena hasta la bandera y tenemos que pedir disculpas a los alumnos que no han podido conseguir una plaza en esta ocasión.

Desesperación en la cara de los alumnos que han quedado fuera de nuestra edición de febrero
Desesperación en la cara de los alumnos que han quedado fuera de nuestra edición de febrero

A los que seguís este blog intentamos siempre manteneros al día acerca de la disponibilidad de plazas para nuestros cursos, con la esperanza de que ningún pixelando se quede sin plaza por falta de información.

Por ello, nos alegramos de informaros que la preinscripción del curso de Julio (la 23ª edición) ya está abierta y que podéis reservar vuestra plaza en nuestra página de cursos. Como muchos ya sabéis la edición de verano es en formato intensivo (dos semanas con clase todas las tardes entre semana) y es una magnífica oportunidad para aquellos que tienen disponibilidad limitada o poco tiempo para aprender mucho Photoshop.
Os esperamos.

Tabletas Wacom y Photoshop. La pareja perfecta

He de admitirlo. Durante muchos años he utilizado el Photoshop con la única ayuda del ratón. ¿Por qué? Probablemente porque mi capacidad artística para generar imágenes con mis manos y una herramienta de escritura es prácticamente nula. En todos estos años nunca había utilizado una tableta gráfica y pese a saber que en teoría eran mucho más potentes, lo cierto es que desarrollé una habilidad un tanto portentosa con ratones de bola primero, ópticos después e incluso el trackpad del portátil.

Sin embargo, he de decir que ahora mismo soy un converso de las tabletas. Aunque es cierto que muchas veces sigo apoyándome tan solo en el ratón (por un problema práctico… soy multitarea y no puedo apartar el teclado y el ratón mientras webeo, consulto el mail, controlo la música y descargo fotos) para ciertas aplicaciones sé que tan solo el uso de una tableta me permitirá obtener los resultados que deseo.

Tableta Wacom Bamboo Pen. Una alternativa muy económica para poder interactuar con Photoshop

Mis alumnos de las primeras ediciones tal vez me maldigan ahora por no haber compartido esta sabiduría con ellos. Pero yo también aprendo con cada edición de los cursos y en mi defensa he de decir que siempre he comentado que una tableta debería ayudar mucho a quién “tuviera mano”. Sin embargo, una Wacom no es solo para artistas.

Pero antes de seguir, permitidme que utilice la marca comercial (Wacom) en lugar del genérico. ¿Tengo comisión? No, pero lo cierto es que se trata de un estándar. Al igual que Photoshop. Es posible que haya otras marcas que permitan hacer lo mismo o más a igual o menor precio, pero ya que no soy un experto, he decidido recomendaros lo que seguro funciona y que además es lo que usan los profesionales.

Eso no quiere decir que las tabletas ahora sean un capricho caro. Los modelos más baratos (como la Wacom Bamboo Pen de la foto) pueden obtenerse por precios algo superiores a los 50€, lo que nos ha permitido ofrecerlas como material complementario en nuestros cursos. Es decir, nuestros alumnos pueden elegir entre llevarse un buen libro de Photoshop o una tableta gráfica con su matrícula.

Estas tabletas económicas son, sin duda, algo más rudimentarias que sus hermanas de gama alta. El tacto del lápiz es áspero y a veces nos recuerda a escribir con tiza en una pizarra. La ausencia de controles configurables hace que tengamos que tener el teclado cerca y la gestión de nuestra mesa de trabajo se complica. Sin embargo, la calidad/precio es indiscutible, y la posibilidad de tener 1024 niveles de presión (Photoshop en 8 bits trabaja con 256 niveles) en un paquete tan económico y pequeño debe ser tenida en cuenta. Yo tengo también un par de Wacom Intuos (la hermana mayor) y puedo decir que para el usuario ocasional, la diferencia de precio difícilmente sea justificable con las mejoras que incorpora el modelo más caro.

Por otra parte, los primerizos pueden llegar a pensar que una tableta pequeña es peor que una mediana o grande. En mi experiencia, el tamaño más pequeño de tableta es el ideal para la gran mayoría de usuarios. No solo por precio y portabilidad, sino también por la gestión de la mesa de trabajo que mencionaba antes. Evidentemente, habrá usuarios que necesiten de las grandes tabletas en formato A3 o incluso superiores, pero dichos usuarios no necesitan leer esta entrada para decidir.

Personalmente, y como fotógrafo, el cambio sustancial que me ha decidido a usar la Wacom habitualmente es la posibilidad de revelar los archivos RAW por zonas. Ya sea con Adobe Camera RAW desde Photoshop o con Lightroom, la posibilidad de revelar las fotos de manera precisa y ajustar los niveles de luz en las distintas partes de una fotografía, ha supuesto un cambio fundamental en mi método de trabajo.

No quiero terminar la entrada sin advertir que la tableta tiene una curva de aprendizaje un tanto pronunciada. Es posible que algunos de vosotros acabéis acordándoos de mi familia durante algunos días puesto que al principio puede resultar un tanto incómoda de manejar. Pero casi todo el mundo coincide en que una vez superado ese periodo de adaptación los beneficios son tales que desearían haber hecho el cambio antes.