La ética y el desastre en el Photoshop

Esta semana salía en prensa una de las ya habituales noticias acerca de manipulación de imágenes en Photoshop. En concreto, era Victoria’s Secrets la que retocaba a sus ya muy delgadas modelos para que lo fueran aún más:

A Victoria’s Secret se le va el Photoshop de las manos

El asunto no es ni mucho menos nuevo, pero quiero abordarlo hoy de manera distinta. Nos enfrentamos a dos problemas que pudieran parecer distintos, pero que por desgracia muchas veces se convierten en uno solo. Por una parte la necesidad de contar con cierta ética a la hora de retocar y mejorar imágenes digitales para un uso comercial. Por otra, la evidencia de que si a estos señores les han pillado con el carrito del helado es fundamentalmente porque el retoque lo hizo el becario. En otras palabras, muchos retoques poco éticos son también malos retoques.

De hecho, el caso ha llegado a la ya famosa Photoshop Disasters que ha considerado el retoque dentro de sus categorías de «carnicería», «becario mal dirigido» y «mi primer Photoshop». Lo cierto es que la foto central, en la que han desaparecido por completo los gluteos (y de hecho también gran parte del bikini) es un trabajo poco profesional y dudo si muestra a mujeres con cuerpos imposibles, o si se trata de una especie distinta.

El Photoshop está siendo demonizado por este tipo de retoques. Pero como se encargan de recordarnos a menudo, el retoque fotográfico no nació con la primera versión de Photoshop. Si tenéis fotos antiguas en blanco y negro realizadas por fotógrafos profesionales, veréis como en algunas de ellas incluso están retocadas a mano (por ejemplo perfilando las caras con lápiz). También son ya famosos los retoques ordenados por Stalin para cambiar la historia y que dejan a David Copperfield a la altura del betún a la hora de hacer desaparecer a personas y objetos:

Pero la afición prestidigitadora del camarada Stalin era compartida en otras partes del mundo, como en la Cuba de Fidel Castro:

O en la Canadá de 1939, donde el primer ministro decidió eliminar de una foto al rey Jorge IV y quedarse a solas con la reina Isabel en una foto de campaña electoral:

Sin embargo, comenzábamos esta entrada con retoques estéticos. Mejorar la silueta. Deformar la realidad para crear unos cuerpos irreales y unas caras sin arrugas que están condicionando a la sociedad actual. Todo por culpa del maléfico Photoshop… Aunque claro, no será porque no se intentara (y se consiguiera) antes en Hollywood. Como en esta foto de Joan Crawford que es un ejemplo de uso del aerógrafo que haría palidecer a muchos «expertos» del Photoshop:

Y aquí vemos como el mismísimo Richard Avedon convirtió un pequeño estudio fotográfico en algo mucho más digno, al tiempo que retocaba la luz y quitaba defectos y arrugas al vestido de Jackie Kennedy:

En definitiva, retoques que cualquiera de nosotros con el tampón de clonar o las nuevas herramientas de relleno sensibles al contexto, seríamos capaces de replicar hoy. La gran diferencia es que el Photoshop ha puesto esta capacidad en manos del más común de los mortales, popularizando el retoque y haciéndolo rápido y efectivo. Los retoques se han democratizado. Cualquiera puede photoshopear una foto en su casa, y además en poco tiempo. Algo que ha permitido a revistas y marcas aplicarle el «toque Photoshop» a todo lo que hacen.

Pero es importante distinguir entre retoque y revelado. Pese a que en la era digital las herramientas para ambos conceptos son las mismas, creo que desde un punto ético y profesional todo lo que emule a las técnicas que en el laboratorio usaban los grandes fotógrafos para conseguir buenas imágenes debe ser considerado como parte de lo que llamamos fotografía. Sería naif por nuestra parte pensar que fotógrafos como Ansel Adams conseguían imágenes como esta directamente de la cámara:

Es más, para la mayoría resulta hoy en día casi imposible reproducir imágenes con la nitidez y el contraste de las tomadas por Adams en los 50 y que son el resultado de su famoso sistema de zonas (y de muchas otras cosas, como sus conocimientos de óptica y las cámaras de gran formato que utilizaba) . Un sistema de zonas que puede usarse hoy, pero que implica el uso de ficheros en formato RAW y Photoshop.

Por ello, cuando en Adobe Lightroom (el software de Adobe para fotógrafos) hay una pestaña para retoques, el término empleado es «revelar» ya que así deberíamos considerar a muchas de las manipulaciones de luz, color y enfoque que podemos realizar a partir de un archivo RAW obtenido de nuestra cámara digital. La delgada línea que separa el revelado y el retoque dependerá del sentido de la integridad y la plasticidad de cada uno de nosotros, pero no podemos pensar que cualquier manipulación de un archivo con Photoshop es un fraude.

Lo que sí es cierto es que esta democratización del Photoshop ha llevado a una falta de rigor y de seriedad alarmantes. De ahí que webs como Photoshop Disasters puedan tener suficiente material como para seguir siendo interesantes. Y es que algunos «profesionales» no solo llevan el retoque más allá de lo ético, sino más allá de lo estético o simplemente de lo posible. Como en este ejemplo de la marca que abría la entrada, Victoria’s Secrets, en la que modelo daría el otro brazo por poder volver a la normalidad:

Este es uno de los 10 desastres más grandes del 2011, lo que tan solo viene a demostrar que la maldad no es intrínseca al Photoshop sino a aquellos que lo usan mal. Y es que algunos retoques son necesarios y mejoran la calidad de los trabajos gráficos. Otros son poco éticos y distorsionan la realidad aunque lo hagan con calidad. Y unos últimos nos enseñan que para usar el Photoshop no valen unos cuantos tutoriales y que toda la potencia del programa conlleva una gran responsabilidad para no privar a ninguna bella modelo de sus extremidades.

Eso es todo por hoy, voy a ver si llamo a los de VS para que apunten al becario a uno de mis cursos.

 

Referencias

Photo tampering throughout history

An Abbreviated History of Photo Manipulation

Esta entrada fue publicada en Photoshop, Retoque fotográfico y etiquetada , , , por qcabrera. Guarda enlace permanente.

Acerca de qcabrera

Me llamo Enrique Cabrera Rochera. Soy ingeniero industrial de profesión y Catedrático de mecánica de fluidos en la Escuela de Ingenieros Industriales de la Politècnica de València. Desde hace 25 años me interesan el Photoshop, la imagen digital y la fotografía, y desde hace 15 imparto cursos relacionados con estos temas en la UPV. En ellos, cientos de alumnos han aprendido a utilizar Photoshop y sacar mayor partido a su cámara digital.